Las mujeres fuertes, si lloran

Cuántas veces cuando eras niña escuchabas las famosas frases: “déjala que llore, ella no llora sangre”, “no tienes que llorar, no es para tanto”, “¿resuelves algo llorando?” y una infinidad de frases más. Estas frases que muchas veces se repiten de generación en generación, en lugar de fortalecernos y hacernos sentir importantes, nos desvalorizan, construyen una capa sobre nosotras como si tuvieramos que avergonzarnos de quienes somos y de lo que sentimos.

Pensamos que llorar es sinónimo de debilidad o falta de autocontrol y la realidad es que no es así. Tu área emocional debes observarla. Conocer qué te emociona, que te gusta, que te hace sentir triste, que te hace enojar. Conocer el porque reaccionas de la manera en que lo haces es el primer paso para el autodescubrimiento y por consiguiente del autocontrol.


Hemos aprendido tanto en el transcurso de nuestra vida que hacemos todo ese aprendizaje parte de nosotros y siempre podemos aprender y cambiar. Siempre puedes crecer y dehacerte de todas esas capas que nos han puesto.


Entiendo cuando piensas que llorar todo el tiempo puede ser señal de estar deprimido, entiendo cuando dices que no todo el mundo puede ver tus lágrimas, lo que si me gustaría que comprendieras es que llorar es la forma que tiene tu sistema de deshacerse de esas emociones fuertes y de baja vibración. Imagina que sucede cuando tienes la estufa encendida con el fuego alto y a esa sopa que estás preparando le sigues agregando ingredientes, va a llegar ese momento que la olla se va a desbordar y va a ensuciar todo. No lo permitas en tu vida, toma el tiempo para ti, para drenar esas emociones y sentirte mejor. Si sientes que estás fuera de control busca ayuda, es de valientes hacerlo.


Como mujeres, hacemos mucho, nos encargamos de la casa, los hijos, el trabajo, el emprendimiento, eres una super mujer. Toma el tiempo para entender lo que sientes y porque, aléjate de lo que te hace mal y date permiso de sentir, sólo así, al entenderte podrás amarte sin castigarte.

Las mujeres fuertes lloran, ríen, bailan, son apasionadas. Las mujeres fuertes levantan a otras porque saben lo que es sentirse en el suelo, las mujeres fuertes celebran a los demás, los apoyan y valoran porque reconocen que lo que les pertenece nadie se los puede robar.


Tu eres una mujer fuerte, ten paciencia contigo, date permiso de llorar, de sentir, observa, reflexiona y sigue adelante. ¿Puedes ver cuánto te esfuerzas, cuanta pasión le das a todo lo que haces y cuanto quieres que todo vaya bien? Esa es tu señal, eres una mujer fuerte, una mujer que cuando ama lo hace con todo y cuando se va solo deja lo mejor.


Comparte esta publicación con las mujeres que conoces, ellas también necesitan recordar, cuan fuertes son.


© 2019 Creado por Design 3Media 414.3971363